Reseña Biográfica

Natasha Gudermane nació y creció en Riga, Letonia. Allí se graduó de la facultad de lenguas modernas y más tarde recibió una maestría también en artes. En ese mismo momento, la fotografía entró en su vida cambiando todo su mundo y la hace trasladarse a París, donde vive y trabaja actualmente. Durante estos últimos años, Natasha ha colaborado con diversas revistas en todo el mundo y ha participado en exposiciones en Riga, San Petersburgo, Ámsterdam, París, Praga, Pekín, Nueva York, Milán y algunas otras ciudades. Teniendo una gran inspiración en la literatura, Natasha utiliza la fotografía como lenguaje, llamando sus fotos “Cartas a la gente que quiero”. Sus imágenes ilustran pensamientos, sentimientos y observaciones de una mujer joven que intenta encontrar su lugar en este mundo.

Ha hecho fotografía contemporánea, para portafolio y páginas web, de modas, de bodas y para workshops.

¿Por qué se considera importante su trabajo?

Gudermane es una fotógrafa contemporánea que usa en sus imágenes el doble sentido y un significado profundo. Acomoda los cuerpos de forma que se amoldan de una forma especial a los lugares en los que se encuentran, como si fuesen cajas donde los cuerpos terminan adaptándose. En la antigüedad Vitrubio insistía en que “el cuerpo es la medida de todas las cosas”; ahora en esta altermodernidad, esa sentencia parece haberse invertido para insistir en que las cosas determinan la medida de todos los cuerpos.

¿Por qué le gusta el trabajo de esta fotógrafa?

Me genera una gran conexión el manejo corporal que tiene de sus modelos, la adaptación del cuerpo al espacio y sus mensajes con doble sentido en cada una de sus fotos. Me llamó muchísimo la atención cómo se acerca y describe la fotografía como si fuese literatura, pues yo también encuentro una relación muy significativa y sensible entre estos dos temas. Su último trabajo sobre las mademoiselles me impactó especialmente, pues tiene un enfoque sobre la feminidad y el desnudo bastante especial y conmovedor, tema que a futuro a mí me gustaría trabajar en lo que logre desempeñarme, al menos una vez. Tiene un significado relevante para mí, pues la mujer siempre me ha parecido arte, una obra llena de misterio y mística que junto a la literatura dan un toque casi mágico a la obra.

Obras

Mademoiselles: retrato íntimo de parisinas

“Ser extranjero en París y sintiéndome un poco arraigada, traté de estar más cerca de las cosas y las personas que me rodean por el estudio y la comprensión de ellos, y eso es por fotografiarlos. Así que empecé a hacer retratos de mujeres parisinas, primero me sentí un poco distante y las he encontrado muy diferentes de mí misma y también diferentes de lo que yo había pensado que sería. Mi deseo era explorar lo que se esconde detrás de su comportamiento público y la forma en que realmente son cuando están en su propia intimidad. Me encanta desnudar gente delante de mi cámara porque creo que los envía de vuelta a la idea de lo que son. No teniendo nada a cubrir sus cuerpos, mis modelos parecen envolver a sí mismos en sus almas. Este es el momento mágico que estoy tratando de capturar en mi lente.”

Chat

Gwen

Melina

Romy

Mélanie

Cibergrafía

– http://www.revista.escaner.cl/node/5856

– http://www.gudermane.net/

– http://www.natashagudermane.com/

http://www.voicesfromitalymag.com//?s=natasha+gudermane

Fecha de consulta: martes 28 de julio de 2015

Por: Daniela Hurtado Herrera

Fotografía Básica / Grupo 01.

Anuncios