Naturaleza muerta es un proyecto que habla sobre los intentos del hombre de entender la naturaleza, de crearla matándola, conteniéndola, ya que la queremos dominar y ser felices en ella. Se quiere recrear algo muerto por lo tanto la habitamos y la domesticamos y por esto, falleció.

Se abordó este proyecto utilizando los espacios de recreación húmedos como es la piscina, donde se ve las intenciones de recrear el mar. Se tomaron las fotografías en diversos días y climas, a distintas horas, para así crear diferentes efectos con el agua y crear un misticismo entre ellas. Las fotografías buscan ser melancólicas, encontrar las necesidades más íntimas del ser al estar en este ambiente, por lo cual son blanco y negro, porque quieren ser elementales.

El proyecto rebeló en cada persona unos deseos íntimos que sólo se ven al estar en esta atmósfera, la melancolía de un recuerdo feliz de lo que alguna vez fue.
Con la exploración del HDR en estas fotos que no son estáticas se descubrió distintos efectos por lo cual estas fotos son algo diferente a lo usual, son abstractas y buscan una exploración diferente.

Puedo concluir que el ejercicio desarrollado fue muy eficaz y fluido, y que aunque no faltaron las dificultades, estoy satisfecho con sus resultados.

Sarah Baena Duque / Fotografía Avanzada / Grupo 01 / 2016-1.

Anuncios